Consejos para que tu sesión de recién nacido salga perfecta

19 octubre, 2017

¿Sabías que en ACROMATIC nos encanta fotografiar recien nacidos?. Fotografiar recién nacidos es un nuevo reto con cada bebé pero es un trabajo que realmente te llena, nosostros lo vemos como que hemos formado parte de esa nueva vida cuando tan sólo tenía unos días.

Pero hay que tener en cuenta que son sesiones más difíciles que con niños más mayores y se necesita algo de planificación para que salgan como es debido. Por ese motivo hemos redactado este artículo con algunos consejos básicos a tener en cuenta si vas a traer a tu bebé recién nacido para que le hagamos una sesión de fotos.

1. Avísanos con tiempo

Es muy importante que contrates la sesión ANTES del nacimiento del bebé para asegurarte de que tenemos fechas libres y no está ya reservado nuestro estudio para otro tipo de sesiones. Lo ideal es venir a hablar con nosotros en la semana 36 y tomaremos nota de cuando saldrás de cuentas aproximadamente. Nosotros nos encargaremos de contactarte cuando llegue la fecha para ver cómo va la cosa y darte la fecha exacta de la sesión el mismo día que nazca.

2. Debe hacerse recién nacido

Las sesiones de recién nacidos DEBEN realizarse dentro de los primeros 14 días de vida. Sin embargo, lo mejor es entre 3 y 7 días después de su nacimiento.

Los meteremos de lleno en esas dulces y somnolientas imágenes de recién nacido que sueles vernos publicar en nuestra web y las redes sociales pero para ello necesitamos que el bebé duerma mucho y que no hayan perdido la posición fetal. Por eso lo mejor es entre 3 y 7 días de nacido.

A partir del octavo día comienzan a descubrir ese fantástico mundo al que han venido y una vez que eso sucede no nos van a dejar que los posicionemos en esas posturas tan rebuscadas sin darnos guerra.

Después del día 14 ya es casi imposible lograr que el bebé se meta en ese sueño profundo que cogía tan fácilmente en sus primeros días así que es poco probable que podamos posicionarlos en las poses de recién nacido que requieren más flexibilidad.

Otro punto importante por el que no se pueden hacer después de los 14 días es por el acné que les sale a los recién nacido (acné del lactante) y, a veces, los cólicos. Es cierto que podemos editar las áreas de piel problemáticas pero preferimos hacer el menor retoque posible a la piel del bebé para que sean fotos más naturales y la sesión salga lo más económica posible.

3. Dónde hacer la sesión

La mayoría de nuestras sesiones de recién nacidos se realizan en nuestro estudio pero no hay problema tampoco en hacerlas a domicilio. Incluso si el clima es lo suficientemente cálido y te gusta más esa idea, podemos realizar la sesión al aire libre. Una foto de un recien nacido posando al aire libre en campo abierto o en la base de un viejo árbol te dejará con la boca abierta diciendo «Ahhhh».

En caso de que quieras hacerla en casa ¿te preocupa que la tienes hecha un desastre? ¡No te estreses! ¡Acabas de tener un BEBÉ! Si no tuvieras platos apilados en el fregadero, ropa sucia y artículos para bebés esparcidos, pensaríamos que el niño no es tuyo y lo has secuestrado. El desorden es algo que esperamos encontrar cuando nos movemos al domicilio de un recién nacido. Para realizar la sesión no necesitamos mucho espacio (unas nueve losetas del suelo de tu casa para que te hagas una idea) y lo que haya alrededor no va a salir en la foto.

Puede ser que tengamos que apartar alguna mesa o mueble durante la sesión pero tranquila, todo lo dejaremos en su sitio antes de irnos.

4. La luz es muy importante

Te pediremos que abras todas las persianas y cortinas de tu casa en cuanto lleguemos. Esto nos permitirá encontrar la mejor fuente de luz natural para que podamos configurar nuestro «mini estudio» en la mejor ubicación posible. No hay nada mejor para fotografiar que la luz natural, por lo que preferimos usarla siempre que sea posible.

Por esta razón, las sesiones de recién nacido a domicilio normalmente se realizan a media mañana o a media tarde que es cuando la iluminación a través de la ventana es mejor. A veces, la mejor ubicación termina siendo el vestíbulo o la cocina, lo único que nos importa es que haya una gran ventana con mucha luz.

Por desgracia esto no siempre es posible ya que en la ciudad otros edificios pueden bloquear la entrada de luz así que también llevamos siempre nuestros equipos de iluminación para utilizarlos cuando sea necesario.

5. Enchufa la calefacción si hace frío

Recomendamos que si hace frío mantengas tu hogar un poco más cálido de lo normal durante la sesión. Lo ideal es una temperatura de entre 26 y 28 grados. Los recién nacidos están acostumbrados a estar abrigados, en ambientes cálidos y acogedores, y llegaremos nosotros y le quitaremos toda su ropita para hacer esas adorables fotos de recien nacidos desnudos.

Al subir la calefacción se garantiza que la sesión vaya más fluída y que el bebé pueda dormir mejor. Puede que nosotros acabemos sudando pero lo único que importa es que el bebé esté en un ambiente agradable y cálido.

Caldea la casa 30 minutos antes de la sesión para asegurarte de que está lo suficientemente caliente a la hora de quitarle la ropa aunque también llevaremos un calefactor de aire para mantener al bebé en un calor constante.

6. Retira el pañal

Tanto si la sesión es en nuestro estudio como si es en tu casa te pediremos que quites el pañal y cualquier ropa que apriete con 30 minutos de antelación. Esto es para que el bebé no lleve marcas en la piel del pañal o las gomas de la ropa.

7. Queremos que tenga sueño

La mayoría de fotos de recién nacido son con el bebé durmiendo profundamente ya que son las más bonitas. Para conseguir que duerma profundamente durante la sesión lo mejor es que lo traigas bastante cansado y con mucho sueño. Puede que pienses que el obligarle a estar despierto antes de la sesión puede ser una tortura tanto para el bebé como para tí, pero te aseguramos que merece la pena si quieres que podamos hacer unas fotos preciosas.

8. Dale de comer

¡Un bebé que ha comido es un bebé feliz! Por favor, alimenta a tu bebé y haz que eructe justo antes de la sesión para asegurar que está agusto y somnoliento. También haremos todos los descansos que sean necesarios para volver a darle de comer. ¡Es un trabajo duro hacer de modelo siendo un bebé de tan solo unos días!

9. Evitemos el ruido

Hay que hacer todo lo que se pueda para mantener el nivel de ruido al mínimo durante la sesión. Si vamos a tu casa y tienes otros niños que pueden dar follón intenta encontrar una niñera o algún familiar para que se los lleve de casa durante las horas que durará la sesión. Si tienes perro o alguna mascota ruidosa quizás debas hacer lo mismo. Nosotros llevamos un aparato de ruido blanco, un sonido que tranquiliza a los bebés pero no puede hacer nada si su hermano coge rabietas por celos o le da por jugar.

Si quieres que los otros niños salgan en alguna foto con el recién nacido lo ideal es hacer esas fotos al principio y que se vayan. Durante la sesión solamente debe estar la madre (y como mucho el padre) para poder tener un ambiente tranquilo y en calma.

10. ¡La paciencia es la clave!

Las sesiones de recién nacidos suelen durar de 2 a 4 horas. Todo depende del estado de ánimo del bebé y de la predisposición a dormir. Por desgracia esto es algo que no podemos predecir. Pedimos que todos los presentes en la sesión permanezcan tranquilos si el bebé no quiere dormir ya que tu bebé se pondrá nervioso si los que hay alrededor suyo lo están. Y si no conseguimos que se duerma ¡tampoco pasa nada!. Las fotos de recién nacidos con los ojos abiertos son preciosas también.

11. ¡Relájate!

Permítenos decírtelo otra vez ¡relájate!.

Nos sentimos muy cómodos sosteniendo y posando a bebés recién nacidos. ¡Su bebé está en buenas manos, lo prometemos!.

Siéntete libre de descansar y salir del estudio o la habitación por un rato si lo deseas. Hemos tenido padres que incluso han aprovechado para echarse una siesta, ducharse… ¡e incluso irse al bar a echar unas cañas y tapas durante una hora!. Para nosotros es totalmente aceptable y no te podremos pegas. Si tenemos alguna duda o necesitamos a la madre para darle de comer te avisaremos.

12. Por si aún no te ha quedado claro: ¡Que te relajes!

Las mamás tienden a estresarse porque esta es una nueva experiencia para ellas y no están acostumbradas al juego de paciencia que es la fotografía de recién nacidos.

Ven a su bebé ponerse exigente o que tiene un momento difícil para tranquilizarse y les entra el pánico. «¡Esto es un desastre! ¡No vamos a conseguir NINGUNA foto buena!». No, no es un desastre y si que conseguiremos unas fotos preciosas.

Tenemos que adelantarnos al bebé. Hacer que duerman antes de posar lleva tiempo y es posible que necesiten ser alimentados o acunados algunas veces. De hecho, diríamos que un 50% de la sesión implicará alimentación, cambios de pañales y cogerlo en brazos la madre para que el bebé se sienta cómodo. Si eso no funciona, tomaremos un descanso o trabajaremos con lo que nos esté dando el bebé. A veces las mejores fotos suceden cuando el bebé no hace lo que queremos.

Simplemente recuerda: los bebés pueden sentir el estrés y la ansiedad que hay a su alrededor (especialmente el de su mamá). Es muy importante que TODOS se calmen y se relajen durante la sesión.

13. Los niños se hacen pipí y caca

Tu bebé estará encima de nuestros cojines posicionadores durante la mayor parte de la sesión. Por favor, no te apures si tu bebé decide usar nuestras mantitas (o a nosotros mismos) como su orinal personal.

¡Es totalmente natural y nos lo esperamos! Por favor, no te sientas avergonzada o preocupada cuando esto ocurra, porque todos lo hacen. A veces nos pasa hasta dos veces por sesión.

Lavamos todos nuestros accesorios y mantas para bebé entre cada sesión con detergente para bebés sin aroma. Sería útil si se trajear para tener a mano unas cuantas toallas viejas, toallitas y mantas adicionales para cuando las cosas se líen mucho y mientras cambiamos las mantas o nos limpiamos.

También haremos fotos con el pañal puesto y es una buena idea tener un pañal de tela, una funda de pañal de un color sólido, bombachos o algo para poner sobre el pañal. Los pañales «sin camuflar» tienden a verse feos y distrayentes en las fotos, pero al cubrirlos con algo como un cubre pañal las cosas cambian.

14. Atrezzo

Contamos con una amplia colección de cestas, cajas de madera, mantitas, ropita, gorritos y tocados que aportaremos a la sesión. Por supuesto, si así lo deseas, puedes aportar tú lo que quieras. Si decides hacerlo que sean con textura y color para que la sesión sea única.

Si tiene reliquias familiares, juguetes, sombreros, accesorios, etc… que te gustaría que utilizáramos en la sesión, reúnelas antes de que lleguemos o tráelas al estudio. Es probable que no tengamos la oportunidad de usar todos los elementos pero los examinaremos contigo para determinar cuáles funcionarán mejor.

También recomendamos encarecidamente que nos cuente cualquier idea, utilería o posturas que tenga en mente al menos una semana antes de la sesión.

Empezamos a planear la sesión con días de antelación, por lo que plantearnos una idea a mitad de sesión (que requiere un accesorio no disponible) puede complicarnos la mañana a todos. ¡Así que háblanos claro desde el principio y dinos lo que tienes en mente!.

15. Su olfato te reconoce

Como madre, tu olor es fácilmente reconocible por tu bebé y puede ser que en algunos momentos de la sesión tengas que salir del estudio o mirar desde el pasillo. No pretendemos ofenderte con ellos, es simplemente para permitir que el bebé se tranquilice y se duerma en lugar de estar pensando «¿dónde está mi leche?».

16. ¡Habla!

La seguridad del bebé es lo primero. Si en algún momento de la sesión no te sientes cómoda, ¡dilo!. Tomaremos las medidas necesarias para que estés agusto y que tu bebé no corra ningún riesgo. Por ese motivo siempre nos aseguramos de que en la sesión tendremos como asistente a la madre o alguna de las niñeras con experiencia que colaboran con nosotros.

Estos son los mejores consejos que te podemos dar para que la sesión de tu bebé recién nacido salga perfecta pero si tienes cualquier duda no te lo pienses y contacta con nosotros por email o llámanos al 865 662 392.

Total:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros